Zona de confort

Zona de confort, obstáculo para emprender el viaje

Viajando descubrí que el principal obstáculo no es el dinero

Es dejar tu zona de confort. Eso fue algo que me sorprendió.

Y entre más lo comento con mis amigos, más claro está: es el miedo a lo diferente, a los desafíos, a sentirme fuera de mi charco.

El temor a perder las comodidades de casa, que la comida no sea igual, lidiar con un idioma diferente, usar ropa a la cual no me acostumbro; como guantes o bufanda. Aprender a usar el transporte público, que difiere bastante de una ciudad a otra.

En fin, ese miedo a lo desconocido, hace que desechemos la idea de viajar bajo cualquier pretexto y el más común es: “viajar es muy caro” y nos lo reafirmamos cuando damos por sentado que, quienes lo hacen es porque tienen dinero o se ganaron la lotería. Por cierto, si yo me ganara la lotería no me verían por un buen tiempo.

Dejar tu zona de confort

Ahora bien, no digo que viajar no sea una inversión, sólo digo que sí de verdad lo deseas, el dinero no es un problema realmente.

Hagamos un análisis, la gente gasta dinero en muchas cosas: celulares de alta gama, adornos para la casa, ropa de marca y una infinidad cosas, que muchas veces no son urgentes. Esto indica, que el dinero no es motivo de preocupación, así que es solo cuestión de replantear las prioridades.

Por lo tanto, no viajas por culpa de tu “zona de confort”; esa burbuja de comodidad, que nos mantiene dentro de un espacio limitado con modorra mental.

Cuando nos alejamos de esa “zona” es cuando empezamos  a conocer de lo que somos capaces. Al viajar, descubrimos diferentes facetas de nuestra personalidad, expandimos nuestra mente por medio de nuevas experiencias, y una forma de obtener esas experiencias es caminar por una ciudad desconocida entre callejones centenarios… dejando que los olores de mercados pintorescos inunden nuestras narices.

Asuma retos y sea creativo

Deje a un lado la ansiedad y trate de aventurarse, viaje tantas veces como pueda. No se justifique con que viajar es caro. Haga revisión de sus gastos y elimine lo superfluo. Sea creativo a la hora de organizar su viaje y haga concesiones para abaratar costos. Un par de ideas para que se anime:

  • Sabía que un vuelo directo puede salir un 40 ó 50 % más caro que uno con escala, la cual podría  aprovechar para conocer rápidamente una ciudad.
  • Si viajamos con un grupo de amigos, podríamos alquilar un apartamento y ahorrar en hospedaje. Por ejemplo, servicios como Air&bnb y FlipKey, Homestay,  ofrecen la posibilidad de rentar desde cuartos hasta apartamentos completos en diferentes ciudades de todo el mundo.
  • Hacer carpooling ó viaje compartido hacia una ruta definida.
  • Una noche de hospedaje puede ser sustituida al desplazarnos ya sea en bus o tren en un horario nocturno, tanto como el tren existen buses muy cómodos para poder descansar bien.
  • Existen ofertas o paquetes de pasajes,  por ejemplo al comparar las mismas rutas de destinos en tren o bus.

Esperamos animarlos a dejar esa zona de confort, y te abras a la opción de conocer culturas, países,  y que el miedo no te inmovilice.

Como dijo Neale Donald Walsh: La vida comienza cuando sales de tu zona de confort.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *