Centroamérica

A Granada, Nicaragua. De bus en bus desde Costa Rica

De Liberia a Peñas Blancas

En Liberia, La Ciudad Blanca (cabecera de la provincia de Guanacaste, Costa Rica). Con un calor intenso; de unos 30°C  salimos en búsqueda de nuestro destino Granada. Abordamos un bus a las 9: 00 am, para dirigirnos hacia Peñas Blancas (Frontera con Nicaragua). Estos salen mas o menos cada hora y el trayecto dura una hora y media. (Aquí pueden encontrar el horario de buses).

Costa Rica es sumamente rural, entre Liberia y la frontera (76 km). Solamente se cruza un población importante, La Cruz. Los demás son pequeños caseríos, fincas de cultivos, ganadería y el Parque Nacional Santa Rosa. El 25% del territorio del país son zonas protegidas.

Por eso, enmarcado por la ventana, durante el viaje se despliega ante el espectador atento; un desfile de árboles coloridos con sus típicas floraciones de la época: amarillas, rosadas, rojas, naranjas. Dentro de la cuales sobresalen especies arbóreas como el Cortés amarillo (Tabebuia ochracea), el árbol de Carao (Cassia grandis) con sus flores magentas, algunos Pochotes (Bombacopsis quinata) y Cenízaros (Samanea saman). 

 Costa Rica es famoso por su biodiversidad, ella lo sabe y se luce ante el visitante.

Paisaje desde Liberia hacia Peñas Blancas, hacia frontera de Costa Rica-Nicaragua. Destino, Granada.

En puestos migratorios

Ya en la Frontera, nos unimos a los demás viajeros para cruzarla. Antes de sellar el pasaporte, pagas los impuestos de salida del país en ventanillas ubicadas en el exterior, nada más dejar el parqueo. Son $8 de impuestos. Aunque $7 según el recibo, el dólar extra debe ser alguna comisión por el servicio, ni idea.

Luego vas a migración, propiamente dicho. Te sellan el pasaporte y cruzas la frontera caminando; junto con una interminable fila de furgones que transportan la más variada cantidad de mercancías. Un par de revisiones más para asegurarse que todo está bien y ya estás al otro lado, listo para migración nicaragüense.

Para el ingreso a Nicaragua pagas $1 de impuesto municipal, o algo asi, $2 recibo de caja y $10 de tarjeta de turismo. En total $13 de ingreso a Nicaragua. (A la vuelta, si regresas a Costa Rica, serán $3 para salir de  Nicaragua, para que lo tomen en cuenta.

Toda la burocracia nos tomó un total de 20 minutos. Fue realmente rápido, pero algo me dice que topamos con suerte.

 

Cambio de moneda dólares y horarios

Antes de buscar transporte para adentrarse en Nicaragua, es bueno cambiar a córdobas. La moneda oficial (1 dólar = 30 córdobas). Aunque puedes pagar en dólares o con tarjeta; en la mayoría de los lugares es recomendable los córdobas para comprar cosas sencillas y los pasajes de buses. Puedes averiguar como está actualmente el cambio en este conversor de divisas.

Justo saliendo de la frontera, está la parada de buses (los chicken bus) hacia Rivas, Managua (La capital) y en algunas ocasiones hacia Granada.

Después en conversaciones posteriores con locales nos dimos cuenta, que al parecer esto del destino depende un poco del ánimo del chofer; realismo mágico centroamericano, supongo.

Las opciones que nos recomendaron fueron, si no aparecía un bus con destino a Granada:

Frontera a Rivas - Rivas a Granada | Frontera a Rivas- Rivas a Nandaime a Granada | Frontera a Rivas - Rivas a Managua, pero te bajas en el empalme Guanacastey de allí esperas algún bus o pagas un taxi (tuk tuk) o algún otro transporte  que haga servicio colectivo del empalme a Granada.

* Si quieres consulta aquí los horarios de los buses, hay una web muy útil para Nicaragua y todo Centroamérica.

En la pista, con experiencias de mochila

De la frontera a Granada son 104 km. En los buses regulares te puede salir el trayecto en unos 60 córdobas (dos dólares); más tres horas de viaje. Acá también hay que tomar en cuenta un detalle que descubrimos más adelante en nuestro viaje; que los autobuseros tienen la costumbre de cobrarle el doble del pasaje a los turista. El truco está en preguntarle a un local  el valor del pasaje. Así cuando te cobren más tu simplemente le reclamas y le das el pasaje completo.

Por estas razones, decidimos tomar pasaje en un bus que venía desde Costa Rica hasta Managua pasando por Granada. (Sí llevan campo los buses internacionales te ofrecen la opción). Aunque era algo caro, comparado a los precios de chiken bus, 10 dólares por cabeza. Decidimos darnos el lujo para llegar directos, en un bus con aire acondicionado.

Si, de verdad sentíamos que estábamos de suerte. Poco tiempo en migración, y un bus rápido y cómodo a Granada. Hasta que… el bus que estaba por salir tuvo un retraso de dos horas; por dos pasajeros que al parecer no tenían los documentos en regla. Así que el tiempo ahorrado en migración allí lo perdimos. Pero bueno, al fin salió el bus. Nos acomodamos para disfrutar del viaje, ya que la autopista transita durante un buen tramo junto al Lago de Nicaragua; ofreciendo una excelente vista de la Isla Ometepe y sus dos volcanes, el Maderas y el Concepción.

Volcán Maderas y Concepción, localizados en Isla Ometepe. Vistos desde la autopista.

En realidad, sentíamos que había sido una buena opción. Hasta que… cuando llevábamos una hora de viaje; el aire acondicionado cesó de pronto y, a los dos minutos también el motor del bus lo hizo.

Un tensor de la faja se había soltado, despedazando la misma. Después de ver los infructuosos esfuerzos del chofer y sus dos acompañantes; más un mecánico que apareció entre los pasajeros para colocar una faja de repuesto, que nó era exactamente de su talla. Comenzamos a sospechar que el bus ya no iría a ningún lado.

El primero en tomar la decisión de abandonar el “barco” fue un mochilero, "gringo" creo. Le hizo parada a un camión pequeño y sin pensarlo mucho se subió a la parte trasera; junto a un par de cerdos y un par de peones. Inmediatamente, se activó la alarma de “sálvese quien pueda”. Cada uno de los pasajeros empezó a buscar opciones para continuar el viaje.  Así, que al país que fuere haz lo que vieres.

 

Si, yo sé, la esperanza es lo último que se pierde...

Por eso, cuando un bus expreso ruta Rivas-Managua se detuvo, nos apresuramos a abordarlo. Aunque, eso de expreso es sólo el nombre y el precio; cobra algo más, pero igual hace parada en todo lado.  

Aquí fue donde descubrimos el cobro doble a turistas. Mientras a los locales les cobraban 20 córdobas,  a nosotros nos cobraron 40 córdobas cada uno. Además, conocimos una de las experiencias más intensas de la vida local; los Chicken bus. (autobuses “blue bird” amarillos, que en los setentas prestaron servicio para transporte de estudiantes en Estados Unidos; y luego vendidos en Centroamérica para servicio público).

Hay una regla de la física que dice; “dos cuerpos no pueden ocupar el mismo espacio a la vez”.  Pues, los choferes de los chicken bus se han propuesto llevar esta regla al límite. Y si a esto le agregamos que, el concepto de espacio personal; no es algo que se tenga muy en cuenta. Pues imagínense lo intenso que puede resultar un viaje... la gente se apretuja a más no poder.

Así que, no es extraño encontrar junto a tu mejilla o encima tuyo voluptuosidades carnosas y sudorosas; o alguna bandeja con olor a chicharrón frito. Porque en cada pueblo, suele subirse hordas gritonas de vendedores de todo tipo de comidas; rosquillas, quesillos, vigorones y artículo de las más diversas variedades. Es una dimensión donde olores, sonidos, colores se mezclan al mismo tiempo saturando tus sentidos, provocando una sensación de irrealidad. Es una experiencia extrema que no deben perderse, recomendada.

Treinta minutos más tarde  llegamos al empalme de Guanacaste. Para ir al centro de Granada puedes abordar un tuk tuk (moto carro de tres ruedas) que te lleva por 100 ó 60 córdobas por persona, ellos ahí van tirando precios, si esperas un bus te puede costar 10 córdobas (la parada de los buses está a unos 200 metros del cruce sobre la pista a Granada).

Mientras lo esperábamos un taxi colectivo nos ofreció llevarnos por 20 córdobas cada uno hasta el mercado. Aceptamos, y 20 minutos después estábamos en Granada al fin.

Chiken bus, como puedes observar, cabe de todo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *